jueves, 12 de mayo de 2016

QUIEN SE ACUERDA DEL NEGRITO CHAROL

Me había tomado un año sabático como estudiante, en las siestas nos reuníamos en la confitería Riviera de LEÓN, donde trabajaba Felipe Farías como mozo y don Esteban Farías detrás del mostrador, uno o dos días a la semana llegaba Charol, el único africano de la región, quien era profesor de guitarra y que vivía en Cosquín.

Charol era un "morocho" entrañable, con esa calidez en el hablar que se puede comparar con el negro Rada, el músico candombero uruguayo, parecido también al que diariamente me encontraba en la puerta de un supermercado de Innsbruck, ofreciendo un diario regional.

La referencia viene a cuento, a partir de un nuevo comercio que se instaló en los altos de la avenida Edén, atendido por un africano, al fin pensé, nos estamos incorporando al mundo,como viera en mis viajes por Europa la invasión de africanos que se expanden en las principales ciudades.

Entre ellos a un paisano en un comercio de cueros, a quien le compre un cinturón en la ciudad de Córdoba, de España que dijo ser conocido y compatriota de los radicados en  Mar del Plata y Buenos Aires. Sin ningún tipo de solidaridad "echen a todos" me dijo.

domingo, 1 de mayo de 2016

LA CASA DEL DOCTOR JUAN MEREB

Durante muchos años gastamos los sillones de la confitería de Bonelli, no creo haya otra persona que conozca al Dr. Juan Mereb como este tertulio, y no creo además hubiese depositado tanto conocimientos en otra persona.

Las reuniones eran diarias, generalmente consumíamos toda la mañana, él jubilado y yo desocupado, había que escucharlo como en misa y tal hacía, discurría naturalmente sobre temas del inframundo como de sus combates a puño limpio a lo largo de su vida, poco de política, si de su libro y vivencias, tan espectaculares que no podría contar por increíbles.

Es cierto era una persona polémica, tenía el defecto de carecer de mínima paciencia,  que lo hacía reaccionar ferozmente ante el primer acto que le produjera desagrado.

La ciudad de La Falda le debe un reconocimiento como ex intendente, una calle merece llevar su nombre, la que nace allí en la esquina de su casa puede ser la apropiada, al mismo tiempo solicitar a los propietarios que la adquirieron y la demolieron, retiren ya la empalizada y parquicen el predio hasta tanto resuelvan que hacer con terreno.