miércoles, 23 de octubre de 2013

EL RECONOCIMIENTO DE LOS VALIOSOS

Durante una promoción realizada por el centro vecinal de Villa Edén, tomé conocimiento de la existencia de una plaza con el nombre de Carlos Auferil, ex intendente y  senador provincial,  con quien departiera tantas veces con el café de las siesta en el Club La Falda y del que guardo el mayor de los respetos.

Falta sin embargo el reconocimiento de  mi amigo el Dr. Juan Mereb, también ex intendente,que tal creo, fuera una de las personas con el mayor caudal de conocimiento,  de las por mi frecuentadas en esta ciudad, y tal puedo sostener, pocos han alcanzado su nivel de visión que le permitía ir al sacrificio a pesar de que pudiera revertirse en contra de su imagen personal.

jueves, 17 de octubre de 2013

PORQUE PRESIDENTE

Andrea V. Maimone
Opciones para esta historia
GRAMÁTICA: PARA LOS "IGNORANTOS" Y LAS "IGNORANTAS" 

Carta de una Profesora con acertadísima y lapidaria frase final 

Está escrito por una profesora de un instituto público mexicano.

Yo no soy víctima de la Ley Nacional de Educación. Tengo 60 años y he tenido la suerte de estudiar bajo unos planes educativos buenos, que primaban el esfuerzo y la formación de los alumnos por encima de las estadísticas de aprobados y de la propaganda política.

En Primaria estudiábamos Lengua, Matemáticas, Ciencias naturales, teníamos Educación Física donde hacíamos gimnasia. Ya en 6º de Primaria, si en un examen tenías una falta de ortografía del tipo de "b en vez de v" o cinco faltas de acentos, te bajaban calificación y bien bajada. En la secundaria estudié historia universal y de México, literatura, música, civismo y un idioma extranjero, aparte de matemáticas y ciencias naturales.

En el Bachillerato, Historia y literatura universal, Literatura española, lógica, raíces griegas y latinas, un idioma extranjero e introducción a la Filosofía, además de matemáticas y ciencias naturales.

Leí La Iliada y la Odisea, las tragedias griegas, El Quijote y el Lazarillo de Tormes; leí las "Coplas a la Muerte de su Padre" de Jorge Manrique, a Garcilaso, a Góngora, a Lope de Vega, a Juan de Valera y a Espronceda, a Fuentes y a García Márquez......etc. etc.

Pero, sobre todo, aprendí a hablar y a escribir con corrección. Aprendí a amar nuestra lengua, nuestra historia y nuestra cultura. 
Y... vamos con la Gramática.

En castellano existe el participio activo como derivado de los tiempos verbales. El participio activo del verbo atacar es "atacante"; el de salir es "saliente"; el de cantar es "cantante" y el de existir, "existente".

¿Cuál es el del verbo ser? Es "ente", que significa "el que tiene identidad", en definitiva "el que es". Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que tiene la capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación "ente".

Así, al que preside, se le llama "presidente" y nunca "presidenta", independientemente del género (masculino o femenino) del que realiza la acción.

De manera análoga, se dice "capilla ardiente", no "ardienta"; se dice "estudiante", no "estudianta"; se dice "independiente" y no "independienta"; "paciente", no “pacienta"; "dirigente", no dirigenta"; "residente", no "residenta”.

Y ahora, la pregunta: nuestros políticos y muchos periodistas (hombres y mujeres, que los hombres que ejercen el periodismo no son "periodistos"), ¿hacen mal uso de la lengua por motivos ideológicos, miedo a las feministas o por ignorancia de la Gramática de la Lengua Española? Creo que por las tres razones. Es más, creo que la ignorancia les lleva a aplicar patrones ideológicos y la misma aplicación automática de esos patrones ideológicos los hace más ignorantes (a ellos y a sus seguidores).

Les propongo que pasen el mensaje a vuestros amigos y conocidos, en la esperanza de que llegue finalmente a esos ignorantes semovientes (no "ignorantas semovientas", aunque ocupen carteras ministeriales).

Lamento haber aguado la fiesta a un grupo de hombres que se habían asociado en defensa del género y que habían firmado un manifiesto.
Algunos de los firmantes eran: el dentisto, el poeto, el sindicalisto, el pediatro, el pianisto, el golfisto, el arreglisto, el funambulisto, el proyectisto, el turisto, el contratisto, el paisajisto, el taxisto, el artisto, el periodisto, el taxidermisto, el telefonisto, el masajisto, el trompetisto, el violinisto, el maquinisto, el electricisto, el oculisto, el policío del esquino y, sobre todo, ¡el machisto!